Destacado
Publicado en en colaboración

Demonios

05a6.jpg

Feroces demonios de extraños rostros, miradas aterradoras, anómalas sonrisas, le persiguieron salvajemente cuando sólo era un infante. El pasar de los días, el andar de sus pasos, la vida misma le enseñó a observar con recelo a quienes le rodeaban. Sin embargo, siempre tuvo su reluciente espada colgando en algún lado de su cinturón invisible. Guerrero innato. Hoy pretende ser sólo alguien que mira con la frente en alto. Con lágrimas, infringiéndole dolor en las entrañas, recuerda cómo le arrebataron la felicidad y despedazaron sus sueños. Cuán duro fue caminar sobre los cadáveres de sus ilusiones; mas hoy ha decidido que se terminó el tiempo de las venganzas. Entonces mira con desgano y tristeza las cicatrices tatuadas en su alma, como queriendo borrarlas.

Misterioso Caballero, hoy comienza tu vida. Hoy renacerás, trazarás nuevas metas. Alcanzarás la gloria, a pesar de tus verdugos. Serás grande, pues estás hecho de fuego. Abrasarás cada camino con huella de acero. Con armadura resplandeciente. Lograrás retomar tu reino, convirtiendo el infierno en tierra prometida. El pecado fulminarás, pues todo ahora será progreso. Y con ello, tu armadura caerá, pues forjarás un nuevo escudo con la fe que te acompaña. Tendrás que luchar sin espada, pues tu corazón será tu única arma.

Pronto llegará el día en que los sueños que tanto perseguiste, se conviertan en realidad. Mirada al frente, caballero andante. Siempre hacia el horizonte, donde las musas descansan tejiendo ilusiones. Darse por vencido no es una opción.

Rememoras entonces. Observas todo lo que has dejado atrás y allí ha de quedarse. Sabes que no es posible andar sobre tus pasos. Debes comenzar de nuevo. Eres dueño de tu vida, de cada capítulo, de cada hoja. En el camino que comienzas a trazarte, no existe lugar para las lágrimas. Es momento de acabar con las reglas, sin tomar en cuenta los segundos; el quisquilloso pasar del tiempo. Debes continuar, porque en tu destino está trascender.

Serás la persona que quieres ser. Serás ese caballero, que despojado de su armadura, rescata y se rescata. Sonríe y respira. Y alberga grandes promesas. En un corazón, que lleno de nobleza, será capaz de transformar y embellecer con cada latido.

Ahora estás allí; sobre tu muralla, dejando caer los pies. Interrogándote en qué cambiarias. Pensando en el pasado, en el presente. En las caídas, en los intentos y en las ganas de ser feliz. En el amor ¿Por qué no? En esa alma gemela, que eternamente te haga feliz.

Mientras tanto, ella intenta descifrar qué le sucede. Tú te limitas a dibujar una sonrisa. De pronto lo comprende: no quieres una nueva oportunidad para vivir. Simplemente tomarás las riendas de tu vida, cambiarás tu destino o morirás en el intento. Sus miradas se encuentran. Hay espacio, ahora, para la felicidad.

Anuncios
Publicado en pensamientos

Malos presagios

Amaneció pensativo ese día. Jugando al adivino miraba a través de aquel espejo que sostenía entre sus manos, como queriendo descubrir los últimos misterios que pesaban sobre su relación marital. La mala suerte rondaba, los astros burlones presagiaban una mala jugada. Nunca imaginaría que aquella mañana ese cristal estallaría en pedazos. De sus manos sudorosas y temblorosas -por aquel presentimiento que oprimía su pecho- el espejo se le escapo, dio hasta el piso «el tiempo se detuvo en un instante». Su mundo estaba a punto del paroxismo «su universo se colapsaba».

Se rehusó a creer en tan absurdo presentimiento «al fin y al cabo hacía mucho que había dejado de creer en horóscopos, supercherías y demás». Se dispuso a recoger cada pieza del rompecabezas en el que acabó aquel espejo. Juntó aquellos pedazos a un lado de la mesita de centro de la sala de su casa. Ahí los dejó para ir a buscar una bolsa en donde echar lo que quedaba del espejo. Al volver, empezó a juntar una a una las piezas astilladas y se percató que debajo de aquella mesita sobresalía la esquinita de una tarjeta. Procedió a sacarla, y las sorpresas aun no paraban «la tarjeta era de un café muy conocido, que estaba ubicado a orillas de la playa de su ciudad. El nombre: “Estrella de mar” ».

¿Siguen las coincidencias?, se preguntaba. ¡Bah! ¿Qué estoy pensando? Pero toda la tarde estuvieron esas pequeñas coincidencias rondando por su mente.
Llego la noche, pero su mujer no. De pronto ¡pum! La lucidez o la autosugestión dominaron su incredulidad. Tomó las llaves del coche y se dirigió inmediatamente hacia aquel café. Al llegar, fue directo a una de las ventanas de aquel lugar. Busco una a una de las mesas. Y en un apartado lugar, ahí estaba su mujer. Frente a ella, estaba una señora “leyéndole la mano”. Suspiro aliviado. Y se dijo asi mismo: sabia que eran puras tonterías lo que estaba pensando.
Entonces, cuando estaba a punto de apartarse de la ventana, miro como un tipo se sentó al lado de su mujer y la tomaba de la mano. -Ella sonriéndole le dio un beso en la boca-.

Quizás solo fueron coincidencias, pero desde aquel día el joven sabe que las coincidencias y los presentimientos siempre terminan por acertar los malos presagios. No importa si crees o no en supercherías.

Publicado en pensamientos

Cuando digas: ¡Te amo!

 

Que ambigüedad la tuya

Al pretender decir amar.

Amar, no es solo una palabra

Para amar, hay que saberlo demostrar.

 

No menciones el amor

Cuando pretendas jugar.

No digas una sola palabra

Solo déjate llevar.

 

Mejor di que quieres,

Solo por curiosidad.

Mejor di, cariño;

Vamos a jugar.

 

Se sincera, se discreta,

Quiere, ama, juega.

Pero nunca digas: ¡Te amo!

Cuando tu alma este indispuesta.

 

Cuando digas: ¡Te amo!

Dilo con claridad.

Cuando digas ¿jugamos?

Hazlo así, sin mas.

Publicado en pensamientos

Mi razón de vivir

Hice cosas de las que no me siento orgulloso. Juzgue y enjuicie a personas duramente pensando (en ese momento) que tenía la suficiente integridad moral para hacerlo…pero no la poseía. Consideraría pedirles perdón por eso.

Pensé, e intenté hacer cosas estúpidas y tendría que implorarme absolución. No obstante no puedo arrepentirme por lo que hice, pensé o deje de hacer. La vida me ha enseñado que mi esencia es todo lo que he vivido. Me siento orgulloso de lo que soy y por esa razón me declaro inocente. No nací para mártir y no puedo juzgarme tan duramente como lo he hecho con otras personas.

La vida es una rueda de la fortuna, y en estos momentos estoy en la parte inferior de esa máquina natural de la existencia. A veces pienso (como todos, supongo) que esta prueba es causa de mis acciones, empero, mi conciencia me dice que la vida me ha quitado más de lo que yo he dado.

Sí, falle una y mil veces. Pero es tiempo de rectificar. Sobreviví a situaciones de las que pensé no saldría con vida. Pero, heme aquí, con la frente en alto y dispuesto a salir adelante. Estuve solo en mi lucha por mucho tiempo, pero ahora soy feliz porque mi más grande razón de vivir (no de sobrevivir) camina junto a mí.

¿Me caigo? me levanto ¡Me doblo! pero no me quebro. Ahora mi lucha es doble… tengo una razón para vivir.

Publicado en pensamientos

Tu lugar

Hoy quiero romper el silencio
El lugar que dejaste aun sigue vacio
Pero sin duda, otra ocupara tu lugar.

No es mi intención herirte,
Pero nunca encontré una
Sola razón para llorar tu partida.

No me preguntes porque,
Pero al marcharte pronto te olvide.

No me volverás a ver
Ni aunque el mundo llegue a su fin
Ni aunque volvieras nacer.

Publicado en pensamientos

Frágil

En mi oscura tempestad deseaba reencontrar la luz del amor y por estar en el momento más vulnerable de mi vida no me di cuenta que tu intención no era precisamente obsequiármelo.

A pesar de todo te extiendo mi gratitud porque gracias a ti me di cuenta que puedo volver a amar. Y en esta tarde de despedida también quiero darte el crédito por haberme enseñado que no eres única; eres una mas.

Practicas ideales tan banales que ni siquiera te pudiste dar cuenta en que momento te logre desenmascarar. Ya no eres la misma de ayer, perdiste la cordura y lo poco que tenias de integridad. Yo sigo siendo el mismo de cuando llegaste y seguiré siendo el mismo ahora que te vas.

No pronunciare la palabra perfecta que te describe bien a ti. Y no es porque no me den ganas de decirlo, es porque cuando menos en la despedida ¡por lo menos uno de los dos tiene que ser elegante!

Perdóname, pero ni aun en mis momentos mas vulnerables ni en tus sueños mas fantasiosos podrías quebrar aún más mi fragilidad.

¿Engañarme a mi? ¡Jamás! ¿Olvidarme a mi? ¿Podrás?

Publicado en opinión

Día internacional de las personas con discapacidad

13

Todo mi respeto y admiración a la gente que lucha principalmente contra la indiferencia.

Lo que significa ser discapacitado (Naciones Unidas)

La discapacidad es una condición que afecta el nivel de vida de un individuo o de un grupo. El término se usa para definir una deficiencia física o mental, como la discapacidad sensorial, cognitiva o intelectual, la enfermedad mental o varios tipos de enfermedades crónicas.

Las personas con discapacidad, la «minoría más amplia del mundo», suelen tener menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas. Eso se debe principalmente a la falta de servicios que les puedan facilitar la vida (como acceso a la información o al transporte) y porque tienen menos recursos para defender sus derechos. A estos obstáculos cotidianos se suman la discriminación social y la falta de legislación adecuada para proteger a los discapacitados.

Las personas con discapacidad son más a menudo víctimas de la violencia:

  • Los niños discapacitados tienen cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de actos violentos, la misma proporción que los adultos con problemas mentales

La ignorancia es en gran parte responsable de la estigmatización y la discriminación que padecen las personas discapacitadas.

Una sociedad incluyente

Está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la integración de las personas discapacitadas, estas pueden participar activa y productivamente a la vida social y económica de sus comunidades. Por ello es necesario eliminar las barreras de la asimilación de los discapacitados a la sociedad.

¡Di NO, al desprecio de las minorías!