Publicado en opinión

Su consuelo

Me preguntaron que cuales serían las palabras adecuadas con las que podrían reconfortar a unos padres que recientemente les habían dado el diagnostico de su hijo. Me dijeron “tú tienes un hijo con autismo. Te dieron su diagnóstico hace algunos años. Creemos que tú eres el más indicado para saber cómo consolar a esos padres, necesitamos saber cómo darles ánimos”.

Y me puse a pensar: ¿Cómo puedes reconfortar a un padre de un niño con autismo? ¿Cómo pedirle que deje de llorar por el diagnostico que le acaban de dar? Y pienso y pienso y no, no encuentro nada. No puedo. Simplemente no puedes decir nada que haga sentir alivio a unos padres. No puedes pedirle que no lloren por el diagnostico que les acaban de dar. ¿Sabes por qué? Porque toda la vida van a llorar. Hasta el último día de sus vidas van a estar preocupados por quien se va a encargar de su hijo cuando ellos falten.

Todos en mayor o menor medida tenemos problemas o se nos dificultan ciertas cosas. Lo único que queda es aceptar el diagnóstico y seguir con tu vida. No preocuparte por lo que va a pasar. Solo debemos ocuparnos en lo que podemos hacer. Disfrutarlos como disfrutamos cualquier otro hijo.

Me siento orgulloso de mi hijo, no porque tenga autismo. Me siento orgulloso de él, por la forma y el esfuerzo con que lucha. Y yo luchare junto con él hasta el final de mis días. Dejen a esos padres que lloren y cuando ellos dejen de llorar, entonces ayúdenles a levantarse y seguir. Recuerden que las palabras no sirven de nada si estas no son consecuencia de las acciones.

Si en verdad quieres ayudarlos, no pienses en que les vas a decir. Simplemente déjales saber, que ahí estarás. Si puedes ayudarles en algo, ayúdales con hechos no palabras. No trates de darles consuelo. El consuelo se los dará su hijo. Con sus risas, con su amor, con sus ganas de vivir…

Anuncios