Publicado en dedicatoria

Mi manager

Imagen relacionada

Tenía que escribir esto para darle vuelta a la página. Hace tiempo te fuiste y no regresaste. Nunca supe el motivo de tu abandono. Espero algún día encuentres esta botella.

Te ofrecí mi amistad y mis letras, nunca fue más que eso. Siempre cumplí nuestro pacto de admirarnos y habitar entre nubes y letras para que sonreír costara menos. Cabalgar fuera de este universo, dejar a un lado tristezas. Construir un mundo, un inmenso castillo a base de sueños.

Siempre seguí tus reglas:

“No vale ir más allá del amor que profesamos a nuestras letras” .
“Nunca dejar de soñar”.
“Nuestra meta será construir nuestro reino encantado”.

Quiero brindar por el pasado, brindar por el presente. Que no se borren nunca las huellas, ver sobre la arena el andar de nuestros pasos. Quedaron mil sueños incompletos. ¿Qué seria de mi vida, si tú estuvieras presente?

Dijiste que se valía cerrar los ojos un instante y vivir a plenitud la magia del amor entre versos. Que se valía vivir soñando y también soñar despiertos. Pero parece que confundiste mis deseos. Y pensaste que todo era cierto, aunque siempre dijimos que todo era tan solo un juego.

Algunas vez me diste las gracias por nuestra incipiente amistad. Ahora quiero darte las gracias por aquellos tiempos que no volverán.

Gracias, por haberme dedicado algunas líneas,
Gracias, por haberme abierto las puertas de tu amistad,
Gracias, por haberme hecho sentir más allá de las fronteras de este universo,
Gracias, por haber escrito juntos,
Gracias, por haber llenado mis días de sonrisas,
Gracias, por haber habitado mis sueños,
Gracias, por haber sido,
Gracias, por haber estado,
Gracias, mil gracias.

Fuiste mi manager; presidenta del club de fans, promotora, admiradora, mi otra piel y todo lo demás. Ahora que te necesito, desafortunadamente no apareces por ningún lado. Espero que cuando leas esto y mi libro, vuelvas a querer ser mi manager. Porque deseo de corazón que cuando me vuelvas a leer, vuelva a ser, tu más dulce anhelo, y que tu corazoncito vuelva a ser de mis letras. Ojala que esto sea un hasta pronto y no un adiós. Te mando un abrazo donde quiera que estés, mi amiga de letras. Y nunca lo olvides, siempre serás mi pequeña metáfora perfecta.

Y como me lo dijiste en un monologo que me enviaste por correo: “espero recibir un abrazo tuyo algún día”.

Te dejo un beso del tamaño de la vía láctea, ¿te parece? 😉

P.D. Espero que cuando leas esto, la prosperidad haya llegado a tu país.

Anuncios
Publicado en dedicatoria

Metáfora perfecta

moon.jpg

Siendo yo apenas un niño, soñaba con una princesa encantada, que fuera mi otra piel, que fuera mi niña mimada.  Y después de tantos años, entre duendes, sueños y hadas por fin la encontré. Hoy soy ya todo un caballero que te encontró demasiado tarde y solo me conformo con dibujarte entre letras… tocarte entre sueños.

Divino esto que siento, pues mi musa es una diosa, y más allá de tus sueños y tus letras, yo te invito a conocer  la verdad de mi silencio. Aunque sé que platónico es nuestro amor, por ser artístico nuestro idilio.

Verdades a medias acostumbro escribir, deseos prohibidos, misterios aún por descubrir. Huyamos de la realidad para encontrar amores perfectos, sigamos soñando, pero hagámoslo despiertos.

Y no te asustes mi niña por lo que tanto deseo, pues siempre serás mi musa… mi inspiración y nada más que eso. Entre nosotros solo existe la magia, el encanto… nuestro castillo es el misterio. Ese es nuestro reino… habitémoslo.

Siempre tendré en mente las reglas que inventaste en nuestro juego. Y si dices que soy tu más dulce anhelo, yo te amare entonces entre sueños. Pues como ya lo sabes, soy un soñador de cuentos, vivo de fantasías y creo misterios. Aunque a veces se me escapan de las manos y se mezclan en mi loca realidad.

Eres la más reluciente de las estrellas, tus letras transforman mi tristeza en alegría, eres la metáfora perfecta que sana mis heridas.